Coaching

Los problemas son aquellas situaciones no deseables o necesidades no satisfechas, circunstancias perjudiciales o con potencial lesivo de nuestros intereses o de nuestro grupo, que podemos abordar mediante planes de acción individuales o colectivos. A través del Coaching se abordan y resuelven los problemas que constituyen un obstáculo para la productividad personal o de la entidad, grupo o empresa en la que nos integramos y desenvolvemos. Consideramos los problemas como oportunidades para que, una vez resueltos, podamos obtener aprendizajes relevantes que nos conduzcan a un proceso de mejora personal o grupal. Y por último es oportuno resaltar que problema es todo aquello solucionable. Si no tiene solución no podemos llamarlo problema.

En muchas ocasiones, el peor problema es desconocer la existencia o el alcance de los mismos. Como siempre la ignorancia es el peor de los males que pueden afectarnos. Destacamos las siguientes situaciones:
• Ignorar la existencia de un problema. La falta de previsión hace que los problemas aparezcan de forma inesperada y quizá de una forma más dañina. Hablaremos más tarde de cómo pueden preverse los problemas.
• Conociendo que hay un problema no identificarlo con claridad. La falta de reflexión adecuada puede impedir el aislamiento del problema importante y urgente. Este, generalmente, aparece con otros no tan relevantes.
• No aislar las causas principales del problema. Los problemas pueden tener múltiples causas, algunas más relevantes que otras, pero para manejar la situación es preciso definir aquellas más importantes. • No acotar el problema dentro de límites manejables. Para solucionar el problema es preciso generar un plan de acción realista, con objetivos, recursos y cronograma claros.
• Parchear el problema con soluciones parciales. Se produce cuando nuestra acción no está bien orientada y de alguna manera corremos al ritmo que nos imponen las circunstancias sin tomar la iniciativa. En este caso se actúa sobre los efectos del problema pero no sobre las causas.

La dificultad de identificación o percepción temprana de los problemas deriva en muchos casos de bloqueos mentales, socioculturales, conceptuales, psicológicos o emocionales que velan nuestra capacidad de anticipación a los riesgos que devienen en problemas. Estos bloqueos pueden superarse con la utilización de metodologías de análisis y resolución de problemas, es decir, entrenando nuestra mente para la anticipación, el análisis y la planificación de respuestas frente a circunstancias negativas. Con el Coaching utilizamos herramientas y con la inteligencia analítica recurrimos al planteamiento de preguntas y la búsqueda de buenas respuestas, se basa en la lógica y el razonamiento. Los pasos habituales son los siguientes:
1.- Identificación y selección del problema.
2.- Análisis del problema.
3.- Generación de soluciones potenciales.
4.- Selección y planificación de la solución.
5.- Implementación de la solución
6.- Evaluación de la solución.

El Coaching nos permite de una manera analítica resolver situaciones o problemas, tanto a nivel personal o de la gerencia en instituciones, para lograr centrar y lograr la mayor productividad del individuo o individuos en dichas instituciones.

Varios de los ingenieros asociados y que trabajan para L.C.B. engineering & construction, hicieron cursos de COACHING EXPRESS y se especializaron, en la Organización Cóndor Blanco, para estar en conocimiento y tener las herramientas para poder ayudar a altos ejecutivos en las distintas industrias, para que logren su mayor desempeño en cuanto a sus funciones dentro y fuera de la industria o compañía que representen.